Historia de la Misión 

El Padre Salvador Mazza, visitador de los P. Franciscanos, pidió al gobernador nacional en el año 1900, tierras en el ‘Impenetrable’ para fundar una misión entre los aborígenes de aquella zona. El gobierno le concedió 20.000 hectáreas.

Pronto llegó a reunirse una gran cantidad de aborígenes alrededor de los Padres Franciscanos. En 1935 la misión está en pleno florecimiento. Tenía talleres, herramientas, carpintería, sastrería y adelantos significativos en el cultivo de la tierra y la cría de ganado.

En 1941 sobreviene una gran sequía que afecta a la región durante varios años. Esto junto con otros problemas que surgieron, decidió a los P. Franciscanos a dejar la Misión en 1949.

Desde esa fecha no hubo en la zona sacerdotes ni religiosos en forma estable. La parroquia más cercana está a 220 Km

LOS HERMANOS MARISTAS

En 1979 llegaron los Hermanos Maristas llamados por Monseñor Italo Severino Distefano, Obispo de Sáenz Peña, diócesis de San Roque. Los Hermanos se dedicaron desde el primer momento a acciones concretas de promoción social y evangelización. En 1982 el gobierno del Chaco les ofreció la dirección de la escuela del Pueblo Nueva Pompeya, donde concurrían trescientos cincuenta niños. Los Hermanos se hicieron cargo de la misma y no escatimaron esfuerzos para que los niños recibieran una enseñanza adecuada a sus necesidades.

La mayoría de ellos tenía grandes necesidades (aún las tienen) y dificultades para aprender. Presentaron también una atención esmerada al comedor, dando a los alumnos desayuno, almuerzo, y merienda.A partir de allí la Comunidad Marista da un giro en sus tareas y se dedica a trabajar preferentemente con los aborígenes de la reserva.

Desde entonces, los Hermanos Maristas emprendieron varias obras de promoción humana y evangelización en la Comunidad Wichi, para esto se realizaron estudios e investigaciones de la situación aborigen; actualmente los Hermanos viven tratando de inculturarse con los aborígenes, resultado de la convivencia, el compartir, la presencia, la escucha y la solidaridad hacia estas comunidades.